martes, 31 de enero de 2012

Mi estilo

Hace unos días me encontré dentro de un pequeño debate en la mítica yi fai sobre mi vamos a decir estilo fotográfico. Realmente la discusión se articulaba en torno a la expresión "fotografía de autor". Es complicado definir qué es eso, pero al final me quedé con la interpretación de Salvamir: coherencia a lo largo del tiempo. Me pareció una apreciación correcta para alimentar mi ego y lo suficientemente discreta como para no tener que defender y justificar "extravagancias". Creo que sé a qué se refieren cuando hablan de mi forma de hacer fotos. Ahora bien, me pregunto a qué responde esa coherencia. ¿Quizás a mi forma de ser? En la próxima entrada del blog prometo un exhaustivo análisis sobre mi personalidad. Continuará...







domingo, 22 de enero de 2012

Encerrando el azar

Hace unos días hablaba con "rollo" a través de facebook sobre la interpretación del momento decisivo y el azar dentro de un encuadre. A mi personalmente me gusta componer entornos con una atmósfera y luz especiales y luego esperar pacientemente a que ocurra algo. Ese algo tiene toda la libertad de la que está privado el escenario. Ocurre dentro de él pero mantiene su independencia. Reflejos, vista y anticipación se combinan después para conseguir tensión dentro de una composición. Por fin hoy tuve la oportunidad de hacer esta versión. Era un escenario más que seleccionado y estudiado; de hecho puedes verlo en la entrada anterior del blog. En esta ocasión el azar no fue tremendamente generoso, pero al menos pude incorporar la figura humana y esto multiplica el interés; se crean historias y sensaciones nuevas. Es una mezcla de selección y azar para construir mundos. Mañana puede ser diferente.



domingo, 15 de enero de 2012

No soy de ningún sitio

Qué fastidiosa es la costumbre que tienen muchos portavoces vecinales de tratar de someterte después de consultar tus datos en un registro civil. Hordas de caballeros andantes se apuntan a una cruzada para convertir sus dominios en el paraíso prometido. Necesidad de sentirte orgullosos de algo, diría yo. Es muy fácil encontrar consuelo para los complejos en unas clases rápidas de



movimiento de estandarte. Un orgullo peligroso que te convierte en guardián y ejecutor de una frontera. Para conseguir los diez encuadres que podéis ver aquí, he tenido que descartar cientos; y así ocurre en todos lados. Prefiero ser de todos los sitios que aun no he visto y descubrirlos con la libertad de no depender de mi azaroso y magnificado lugar de nacimiento.