domingo, 24 de febrero de 2013

Disponible



Todos estamos disponibles. Dispuestos a trabajar, a desempeñar lo que mejor sabemos, a que nos paguen por ello. España entera es un país disponible. Lo dicen las vallas publicitarias. Qué gran invento, esto de las vallas publicitarias. Un soldado imperial galáctico se anuncia en este panel publicitario. Tiene por lo visto teléfono móvil. Me puedo imaginar su currículum:

  • Se ofrece soldado imperial galáctico (stormtrooper) original, 100% humano, libre de obligaciones clónicas, para invasión de sistema estelar o planetario.
  • Dilatada experiencia en el sector desde 1977 (19 BBY), en varios desempeños con brutalidad y terror: secuestro, asesinato, opresión, venganza, etc. Último periodo activo en Estrella de la Muerte.
  • Manejo avanzado de diferentes armas: DC-5, SE-14r y DLT-19.
  • Armadura de plastoide y rifle BlasTech E-11 propios. Carnet para caza espacial TIE/ln.
  • Virtudes: Lealtad, subordinación, obediencia ciega, disponibilidad inmediata.
  • Defectos: Falta de puntería (13% sobre rebeldes), manejo mínimo de fuerza del lado oscuro.
Con el paso de los años, he ido acumulando pequeñas incongruencias que nos dan las vallas publicitarias. Algunas son socialmente inaceptables, otras han podido ser mejores, pero la fotografía a la que me dedico, caótica e imprevista, ha impedido mejorarlas. 

Voy conduciendo durante los diez kilómetros que separan mi casa del trabajo y ante la mirada de la monotonía cotidiana surgen cosas que me gustaría fotografíar. Pocas veces me puedo parar a hacerlo. En ocasiones, raras, me planteo volver en otro momento y hacerlas con cuidado. Con ello recojo una pequeña colección de cosas absurdas y que posiblemente no signifiquen nada más que de ejemplo de las extrañas conexiones cerebrales que rigen mi motivación fotográfica.



Las grandes casas señoriales de las huertas primero han sido abandonadas y luego derrumbadas para hacer paso a urbanizaciones de bungalows, muy solicitadas antes de la crisis. Parece que las que quedan en pie durarán unos cuantos años más.


Esta imagen fue tomada tras la campaña de las segundas elecciones perdidas por Mariano Rajoy. Me ha parecido ahora tristemente premonitoria.



Esta fotografía es una oportunidad perdida. Durante unas elecciones municipales, los carteles del fondo se repartían entre los candidatos a la alcaldía local de varios partidos. En medio el cartel del gigante imbmobiliario, presidiéndolo todo. Era mucho más poderosa, pero temí que las caras no fueran conocidas lejos de la zona donde vivo, pues eran de candidatos de pequeñas poblaciones. O no me dió tiempo a parar a hacer la foto, no recuerdo. 

El caso es que ahora el gigante inmobiliario se ha derrumbado, e incluso los carteles del fondo han desaparecido... a mi plin.



Aún así, me parece que refleja un poco la situación actual no solo del negocio inmobiliario, sino de España en su conjunto. Pero para entenderla hay que ver también la foto anterior, lo que le quita fuerza. Imagino que también estarán disponibles las acciones de la empresa a precio basura, la publicidad del cartel en oferta y los nubarrones aterrando. No sabemos por cuánto tiempo.

5 comentarios:

  1. Aunque la situación que da a pie a tu entrada sólo puede calificarse como muy negativa, la entrada parece ligera y bienhumorada y si un psiquiatra -argentino o no- me pidiera una asociación rápida diría "color". Me interesa lo que he leído, me ha gustado lo que he visto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no nos tomamos lo que hay con una pizca de humor, apañados vamos. Una pequeña reflexión freudiana para llevar al psiquiatra, sea argentino o no. Claro que los argentinos tienen el asado...

      Eliminar
  2. Una entrada genial, el símil del soldado de StarWars encaja en la realidad rozando lo sarcástico y las fotos de las vallas publicitarias un gran documento gràfico de lo que hubo y de lo que hay ahora. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Xavier. Un día de estos lo discutimos en la Cantina de Chalmun.

      Eliminar
  3. Como habrás notado, me he quedado leyendo hasta el último de los artículos que escribiste.

    Espero que esto te sirva como motivación de que estás haciendo un trabajo muy bueno.
    En lo personal, soy amante de los buenos textos y me gusta seguir a las personas
    que tienen las habilidades de hacer llegar experiencias mediante las palabras.
    Por ello te dejo este comentario y para cerrar quisiera decirte que me ha encantado poder llegar
    a tu lugar. En hora buena!

    Mi pagina web: recetas mágicas

    ResponderEliminar