viernes, 22 de junio de 2012

Pidele cuentas a Soria


Rememorando la película Pídele cuentas al rey del director asturiano José Antonio Quirós y tan bien interpretada por Adriana Ozores y Antonio Resines, hoy parten andando desde Mieres 60 mineros asturianos con la intención de, tras recorrer 430 Km., pedirle cuentas a Soria, nuestro actual ministro de Industria, Energía y Turismo.
En La Robla, León, se les unirán otros 60 mineros de Castilla León, y en Madrid se les unirán otros 60 que realizarán la caminata desde las cuencas mineras de Aragón.

-¿Y qué piden esta vez los mineros? Les dirá el ministro.

El carbón comenzó a explotarse en las cuencas mineras de Asturias a mediados del siglo XIX por diferentes empresas europeas (francesas, belgas, inglesas, suizas y alemanas). La dureza de sus trabajos y las largas jornadas de labor hicieron que los mineros luchasen por mejorar sus condiciones laborales organizándose en asambleas y creando el germen para la creación de sindicatos. La U.G.T. primero y más tarde Comisiones se hicieron con las afiliaciones de la mayoría de los mineros astures. En octubre de 1919 convocan una semana de huelga y consiguen la jornada de ocho horas en el exterior y siete en el interior.

Lo que en su comienzo fue un próspero negocio, dando trabajo a obreros de toda España, especialmente de Galicia, Extremadura y Andalucía, dejó de serlo en los años 60 del siglo pasado cuando se liberalizó la importación de carbón europeo, los empresarios europeos vendieron las minas a empresarios españoles pero éstas dejaron de ser rentables y una tras otra se fueron a la quiebra.

Viendo el progresivo desmantelamiento de las minas, hace ahora 50 años, en 1962, los mineros asturianos realizaron la primera gran huelga que sufrió el régimen del general Franco, que duró 3 meses y que se extendío por el resto de España.

En el 1963 se realiza el I Plan de desarrollo y también un año más tarde el primer Régimen de Ayuda a la Minería de 1964.
Tras el rotundo fracaso de ambos planes, en 1967, el estado se concentra con el resto de las empresas mineras asturianas: Duro Felguera, Hullera española, Fábrica de Mieres, Nueva Montaña Quijano, Carbones Asturianos, Industria Asturiana Santa Bárbara, Compañía de Carbones y Compañía Industrial minero Asturiana unificándose en una sola empresa HUNOSA; siendo el capital aportado por el Estado del 77% . El nº de mineros adscritos a Hunosa en su comienzo, 1967 era de 20.000 trabajadores.
En los 3 años siguientes (68 al 70) Hunosa absorve 10 nuevas empreas mineras deficitarias aumentando así sus pérdidas hasta 3.811 millones de ptas.

Un encierro de 36 sindicalistas en la 4ª planta del pozo Barredo en el 1991 consigue que Felipe González y los dos sindicatos mayoritarios firmen un acuerdo para ir reducciendo la producción y plantilla de Hunosa en las próximas décadas a cambio de Fondos Mineros para reconvertir la cuenca minera.
Dicho Fondos, mal gestionados por sindicatos y gobiernos, sirvieron para poco y hoy la cuenca minera se encuentra desestructurada y sin nuevas empresas que sustituyan a la madre Hunosa.
En los últimos 30 años Asturias fue cerrando uno tras otro los pozos Venturo, San Mamés, Entrego, Samuño, Modesta, Fondón, Mosquitera, Pumarabule, Barredo, Polio, Tres Amigos, Llamas, San Víctor, San José, Santa Bárbara, San Jorge y San Antonio, y las minas a cielo abierto de Mozquita, Matona y San Víctor.
En este año, 2012, solamente quedan abiertos 7 pozos y todos ellos con fecha de cierre ya anunciada: En 2013 el Candín, en 2014 Sotón y María Luisa, en 2016 Nicolasa y Montsacro y por último, pondrán el cerrojo las dos «joyas» de Hunosa por su elevada mecanización y buenos rendimientos, los pozos Carrio y Santiago a finales de 2018 o principios de 2019.



En 1990 había en Asturias 25.400 trabajadores en la minería, hoy no llegan a los 2.000.
También las minas privadas de León, Palencia y Teruel están abocadas al cierre pues aunque algunas de éstas son rentables la U.E. les solicita la devolución de las ayudas recibidas durante estos años para poder continuar activas y esta devolución las llevaría al cierre definitivo.
El Gobierno del Partido Popular ha encontrado en la crisis la excusa perfecta para dar la puntilla a la minería del carbón, ni siquiera apuestan por el plan ya negociado en Bruselas, y ha recortado la ayuda al carbón en un 64%. El ministro de Industria, Soria, se ha mostrado dispuesto a reunirse con los sindicatos, pero añadió que “no hay dinero”. Cabe recordar que Mariano Rajoy, siendo líder de la oposición, acusó a Zapatero de “despilfarrar” dinero subvencionando las minas de carbón. Ya entonces lo tenía claro.
Por todo esto los mineros del carbón se encuentran en huelga indefinida desde el 28 de mayo, se encierran en las profundiadades de dos pozos, se manifiestan en la calle, cortan vías férreas y carreteras y desde hoy viernes 22 de junio marchan a pie hasta Madrid, no a pedirles cuenta al rey sino a este gobierno que quiere acortar la supervivencia del carbón al 2012 en lugar del anunciado 2018.
¿Serán suficientes estas manifestaciones y protestas para que el gobierno modifique el 64 por ciento de ajuste? ¿Continuarán los mineros recrudeciendo sus protestas?
Esperemos que las respuestas a estas preguntas no se las lleve el viento como en la mítica canción de Bod Dylan.


José Manuel Rodriguez

0 comentarios:

Publicar un comentario