lunes, 19 de marzo de 2012

Jose Manuel Rodriguez: Agapito

Agapito era lampistero. Su trabajo consistía en custodiar las lámparas de los mineros y entregárselas a éstos a cambio de una ficha numerada que los mineros deberían devolver al finalizar su trabajo para que Agapito supiese que al estar completo el fichero ya no quedaba nadie en las oscuras profundidades del pozo.
También debería cargar sus baterías para que los mineros pudieran ver con claridad el negro carbón que tenían  que arrancar a la estrecha capa hullera.
Su pozo, el Pumarabule, lleva cerrado ya mucho tiempo pero aún recuerda su último día de lampistero. Una vez completado el puzzle del tablero con las últimas fichas, colocó la suya, pero se negó a subir el plato donde durante tantos años descansó su ropa de trabajo.
Ya hace mucho tiempo de esto y aún hoy descansa sobre el viejo plato ropero la última camisa de trabajo de Agapito.



6 comentarios:

  1. Bienvenido! ya tenía ganas de ver por aquí al "cuentacuentos del Café Latino". Espero muchas historias y tú las tienes. No seas tacaño ;-)

    ResponderEliminar
  2. Con tus cuatro letras de experimentado profesor cuentas un pedazo de nuestra historia. Y en dos fotos, la redondeas. Bienvenido al equipo, Jose Manuel.

    ResponderEliminar
  3. Buena historia y muy bien documentada...

    ResponderEliminar
  4. Tienen razón Salva y Rafa, está todo perfectamente concentrado en dos fotos y unas letras. Bonita historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me uno a los comentarios anteriores.
      Muy bonita historia.
      Y el retrato es entrañable

      Eliminar
  5. Entrañable y muy íntimo. Gracias Jose Manuel.

    ResponderEliminar