domingo, 30 de octubre de 2011

Fantasías

Miedo, claustrofobia, inquietud, terror, agobio...así podría resumir lo que decían mis amigos cuando les pedía que describiesen espontáneamente lo que veían en esta foto. La sensación de inmersión con las gotas de agua y el pelo flotando, esa pequeña fuente de luz, el gesto de las manos, el escorzo de la cabeza ocultándose...todo crea una atmósfera opresiva. Incluso a mi la foto me generaba algún que otro problema emocional. Resulta difícil desligar tus sentimientos de una foto cuando en ésta aparece un ser querido. Parecía un mal sueño...


Todo cambia con una pizca de razón. Recuerdas que eran las 9 de la mañana, que nos acabábamos de despertar, qué después de media hora de risas y bromas se me ocurre coger la cámara y hacerle unas fotos a mi hija, que después de las primeras 5 fotos mi hija estaba hasta las narices de su padre y sus peticiones, que se acaba metiendo dentro de la ducha, cerrando la mampara y tapándose la cara en señal de protesta...y que a los 2 minutos estábamos desayunando tan felices.


Tengo dos historias para escoger, una real y otra de ficción. Una totalmente insulsa y falta de interés. Otra llena de matices y expresividad; con poder para generar emociones y crear ilusiones. Lo que ves no se parece en nada a la realidad. Es libertad para vivir una fantasía guiada por una imagen y tú.


Ésta no es del mismo día, pero pudiera haberlo sido. ¿Tranquilizadora? ¿Fantasía?



0 comentarios:

Publicar un comentario